viernes, 17 de agosto de 2007

Goodbye Jon

16 de agosto de 2006. Tal día como ayer. En un piso de Estocolmo, entre la única luz de un círculo de velas encendidas en el suelo puede verse la silueta de un hombre que yace tras el sonido sordo y contundente de un disparo. Jon Nödtveidt, cantante, guitarrista, compositor y creador de Dissection acaba de decidir que ha llegado su hora.

Atrás quedan muchas canciones, acordes, armonías que marcarían para siempre la historia del metal extremo. Dissection fue un grupo que alcanzó el estrellato tras sacar su primer disco: The Somberlain. A medio camino entre el death metal melódico y el black metal, con grandes influencias también del thrash, Dissection lograron un sonido y un aura propios desde el primer momento.



Pero eso ya se acabó. Nunca volveremos a escuchar esos gritos desgarradores, esas melodías a dos guitarras (maidenianas totalmente) mientras la armonía se oscurece a pasos agigantados.

Jon Nödtveidt habrá sido una persona con valores morales muy discutibles, pero musicalmente creó un estilo y un gran grupo. Estará para siempre en el Olimpo del Metal Extremo.

Goodbye Jon, Dissection forever!!!

I flew over crystal ground
My existence, numb

Over orchards of grievance,

sorrow and tears.
This beautiful silence
calls me now.



PD: En el BOX hay grandes temas de Dissection. Escuchad, aunque sólo sea una vez, la canción "The Somberlain". Atención a partir del 2:10, cuando aparece una melodía con esas dos guitarras lentas y melancólicas, mientras la batería va dando golpes a contratiempo de una forma rara pero muy contundente ... uffff. O bien ese pedazo de himno llamado "Black Horizons", o la medieval "Crimson Towers", con una guitarra clásica solamente. O la incombustible "A Land Forlorn" ... Grandes Dissection.

3 comentarios:

anita dijo...

Ayyy pobre hombre! qeu malo cuando le toca a alguien que evidentemente hacía mucho por ese tipo de musica.

QUe mal comentario, en realidad, es malo que se vaya cualqueir persona...

besos

German Alonso dijo...

Osea, que el tío se ha pegado un tiro, joder, que fuerte. De todas formas hay algo en ese mundillo que no debe ir muy bien porque ya son muchos casos.

Por cierto, te va la música fuertecilla..., que "jodio".

Un abrazo, Germán.

Sylvie dijo...

Bueno es que haya dejado tal legado y que se le vaya a recordar tal como tú lo haces.

Besitos.